¡Hazlo tú mismo! Aprende cómo reparar fácilmente las bisagras de las puertas de tu auto





Cómo reparar bisagras de puertas de autos

Introducción

Si tienes un auto, es probable que en algún momento necesites reparar las bisagras de las puertas. Si no se mantienen en buen estado, pueden causar varios problemas, como que la puerta no cierre correctamente o que haga ruidos molestos al abrirla o cerrarla.

Causas del problema

Las bisagras de las puertas pueden dañarse por varias razones, entre las que se incluyen:

  • Uso prolongado sin mantenimiento
  • Uso excesivo del auto
  • Accidentes automovilísticos

Identificar el problema

Antes de iniciar cualquier tipo de reparación, es importante identificar la causa del problema y verificar que las bisagras sean las culpables. Si el problema es causado por otra parte del auto, como el seguro o el marco de la puerta, reparar las bisagras no resolverá completamente el problema. Algunos signos comunes de bisagras dañadas incluyen:

  • Ruidos al abrir o cerrar la puerta
  • La puerta no cierra correctamente
  • La puerta se mueve hacia arriba y hacia abajo cuando está abierta

Reparación de bisagras

La reparación de bisagras de puertas de autos puede ser un trabajo difícil, especialmente para aquellos que nunca han realizado este tipo de reparación antes. Sin embargo, si tienes las herramientas adecuadas y la paciencia necesaria, puede ser un proyecto de fin de semana muy gratificante.

Paso 1: Desmontar la puerta

Para acceder a las bisagras, primero hay que quitar la puerta del auto. Esto se hace generalmente desatornillando las bisagras de la carrocería. Antes de quitar la puerta, asegúrate de quitar cualquier cableado y tuberías que puedan obstruir el camino.

Paso 2: Inspeccionar las bisagras

Una vez que se haya quitado la puerta, inspecciona las bisagras en busca de desgaste o daño. Si las bisagras están dobladas o rotas, probablemente tendrán que ser reemplazadas. Si están sueltas, se pueden apretar con un destornillador y un juego de llaves.

Paso 3: Limpieza y lubricación de bisagras

Si las bisagras están en buen estado, lo siguiente es limpiarlas. Usa un limpiador de piezas para eliminar la suciedad y el óxido que pueda haber acumulado. Una vez que las bisagras estén limpias, aplique una buena cantidad de lubricante en aerosol para automóviles en la parte superior e inferior de las bisagras. Esto ayudará a prevenir el óxido y el desgaste futuro.

Paso 4: Volver a instalar la puerta

Una vez que las bisagras estén limpias y lubricadas, vuelve a colocar la puerta en las bisagras de la carrocería. Ajusta el ajuste de la puerta y aprieta todas las tuercas y tornillos para que estén seguros. Verifica que la puerta cierre correctamente y que no haga ruidos molestos.

Conclusión

Reparar las bisagras de las puertas del automóvil puede ser un trabajo difícil, pero también es una habilidad valiosa que vale mucho la pena aprender. Con la paciencia y las herramientas adecuadas, cualquier persona puede aprender a realizar esta reparación y ahorrar mucho dinero en reparaciones.

Causa del problema Signos comunes
Uso prolongado sin mantenimiento Ruidos al abrir o cerrar la puerta
Uso excesivo del auto La puerta no cierra correctamente
Accidentes automovilísticos La puerta se mueve hacia arriba y hacia abajo cuando está abierta


Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad