¡Adiós a las fugas de agua! Descubre cómo reparar el radiador en 5 pasos sencillos





Cómo reparar una fuga de agua de radiador



Cómo reparar una fuga de agua de radiador

Paso 1: Identificar la fuga

Lo primero que debes hacer es identificar el lugar donde se encuentra la fuga. En algunos casos, podrás ver directamente el líquido refrigerante saliendo del radiador y en otros tendrás que buscar manchas húmedas en el suelo o rastros de líquido en los componentes cercanos al radiador.

Una forma de identificar de manera más precisa la ubicación de la fuga es presurizando el sistema de refrigeración y observando dónde empieza a salir el líquido.

Paso 2: Detener la fuga temporalmente

Una vez identificada la fuga, es importante detenerla temporalmente para poder trabajar en el radiador. Existen productos selladores temporales que puedes agregar al líquido refrigerante para detener la fuga por un tiempo.

Estos productos no son una solución permanente, pero pueden ser útiles si necesitas conducir unos cuantos kilómetros hasta el taller mecánico más cercano.

Paso 3: Vaciar el líquido refrigerante

Antes de reparar la fuga de agua del radiador, es necesario vaciar todo el líquido refrigerante del sistema de refrigeración. Para hacerlo, ubica el tapón del radiador y ábrelo con cuidado. También es importante ubicar el tapón del depósito de expansión y vaciar el líquido por completo.

Es importante que no tires el líquido refrigerante a la calle o lugares donde pueda contaminar el medio ambiente. Debido a su contenido de etilenglicol, es una sustancia tóxica y dañina para los seres vivos.

Paso 4: Reparar la fuga

Una vez vaciado el líquido refrigerante, es momento de reparar la fuga de agua del radiador. Si la fuga es pequeña, puedes utilizar un producto sellador de fugas específico para radiadores.

Para fugas más grandes, es necesario desmontar el radiador y soldar el área afectada. Si no tienes experiencia en soldadura, es recomendable llevar el radiador a un taller mecánico especializado.

Paso 5: Volver a llenar el sistema de refrigeración

Una vez reparada la fuga de agua del radiador, es hora de rellenar el sistema de refrigeración con líquido refrigerante nuevo. Recuerda que el líquido refrigerante no solo ayuda a mantener la temperatura adecuada del motor, sino que también protege el sistema contra la corrosión.

Verifica que el tapón del radiador y el depósito de expansión estén bien cerrados y procede a encender el motor. Deja calentar el motor durante varios minutos y asegúrate de revisar que no haya fugas de líquido refrigerante en ningún lugar del motor.

Conclusión

Reparar una fuga de agua del radiador es una tarea que requiere algo de tiempo y paciencia, pero es una solución necesaria para evitar daños mayores en el motor o incluso un accidente por sobrecalentamiento. Si no te sientes seguro realizando estos pasos, es recomendable que acudas a un taller mecánico para que un profesional realice la reparación de manera segura y efectiva.

Tabla de datos: Tipos de líquido refrigerante

Tipo de líquido refrigerante Aplicación Compatibilidad
Etilenglicol Vehículos con motores de combustión interna Compatible con metales y caucho
Propilenglicol Vehículos eléctricos Compatibles con algunos metales y no daña caucho ni plástico
Glicol de naranja Procesamiento de alimentos Compatible con acero inoxidable y otros metales no ferrosos

Fuente: Caleffi

© 2021 Todos los derechos reservados | Nombre del blog


Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad